Mismo perro, distinta correa

mismo-perro-distinta-correa

Mismo perro distinta correa

Me cago en la democracia y en sus padres fundadores. ¿Cómo es posible que Biden haya ganado a mi querido Trump? La que se ha liado… Pero bueno. Al fin y al cabo no va a cambiar mucho nuestras vidas, ¿verdad?

Voy a seros sincero. Yo amo a Trump, no lo voy a negar. Pero si ya no está en el poder… Pues toca cambiar de dueño, aunque sea un finolis como Biden. Y es que el nuevo presidente de EEUU no va a representar un cambio en nuestros planes de dominar el mundo… Quiero decir, de conseguir la paz en todo el planeta. Estamos hablando de EEUU, los amos y señores del cotarro. Simplemente se ha cambiado un poco la línea de actuación. Si Trump es el amante principal de la industria militar, Biden lo sería del sector tecnológico y del ocio (Microsoft, Apple…). Pasaremos de conquistar países a base de bombarderos a McDonald’s.

mismo-perro-distinta-correa
El Tito Sam ha cambiado de collar, pero no de perro.

Venga vale, ya paro. Siento la broma. Sí que es cierto que Biden tiene otra línea de acción menos fundamentada en la industria militar, pero en ningún momento nos va a quitar la diversión de bombardear países pobres. ¿Ya nos estamos olvidando que fue él quien estuvo al mando de los ataques —por la paz por supuesto— en Oriente Medio durante la legislatura de Obama? Solamente vamos a cambiar un poco los F-18 que, en vez de ser de un color sólido, tendrán pegatinas de “Black Lives Matter”. Así la “verdadera” y “magnifica” izquierda europea nos dejarán hacer todo lo que queramos.

Y hablando de Europa. Por supuesto que va a seguir siendo nuestra gran amiga del alma —a ver a quién le pasamos la factura de esto si no—. Y por supuesto seguiremos aplastando a esos indeseables y come fetos de los comunistas chinos.

Pasaremos de conquistar países a base de bombarderos, a McDonald’s.

Don Imperialismo Gutiérrez

No os preocupéis. Esté Biden o esté Trump, la situación no va a cambiar para nada. El proyecto es y siempre será el mismo. Los Grandiosos Estados Unidos de América van a seguir siendo los amos y señores del universo, mientras que Europa y compañía seguirán siendo sus súbitos —como tiene que ser—. Solamente van a cambiar un poco la metodología. Para que lo entendáis. Trump es unos macarrones y Biden, espaguetis. Cambia un poco la forma, pero la finalidad es la misma: alimentar a la bestia; a EEUU.

Un cordial saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CHISPA ROJA