Sin ciencia no hay futuro.

ciencia

Gracias a la ciencia estamos siendo capaces de superar la pandemia de la COVID-19. Eso es una realidad incontestable. En los últimos meses se está dando un avance en muchos aspectos. Solo mencionando las contribuciones contra la COVID podemos mencionar nuevos tipos de mascarillas con mayor protección, reutilizables y algunos biodegradables y un test serológico más fiable.

España es un país con una gran productividad científica: en 2019 el 3,1% de los documentos publicados corresponden a los investigadores de nuestro país. La tendencia, además, es al alza.

Esto contrasta con la situación de los investigadores provocada principalmente la falta de inversión y de ayudas a este sector, aunque no es la única. La inversión en I+D+I ha caído bruscamente en una década. Del 1,36% del PIB en 2008 a 1,19% en 2016 con una mejoría hasta el 1,24%. Aún inferiores al nivel anterior a la crisis.

Los contratos predoctorales tampoco son un gran alivio. Para resumir, convierte a los predoctorales en mano de obra barata. Pablo Giménez, presidente de la Federación de Jóvenes Investigadores/Precarios, en un artículo de eldiario.es afirma: “En este país no es que tengas que ser excelente, es que tienes que ser el mejor entre los mejores para obtener un contrato precario«

Para más inri, la plataforma FPU Investiga denuncia que al acabar un contrato predoctoral no hay ni siquiera derecho a la indemnización. Como si no fuesen trabajadores.

sin-ciencia-no-hay-futuro

La excesiva burocratización de la ciencia también es un grave problema. El 25% de las horas de un científico se desarrolla en los despachos, no en los laboratorios. O incluso que las propias trabas burocráticas paralizasen proyectos durante varios meses.

Estamos muy por debajo de nuestras capacidades. Toda esta precariedad obliga a nuestros científicos a emigrar. Formamos investigadores que luego van a Alemania, EEUU, u otros países. España solo puede ser una especie de Florida europea centrada en el turismo.

España es un país para científicos, lo que necesita es más inversión en I+D+I, eliminar las trabas burocráticas y que se les reconozca los mismos derechos que a cualquier trabajador. Hay dinero, el problema es el de siempre: ¿Quién se lo queda?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CHISPA ROJA