¿Se preguntará la derecha si el delincuente come jamón? 🤔

0
¿Se preguntará la derecha si el delincuente come jamón? la inexplicable absolución de un hombre que amenazó con "hacer heterosexual a hostias"

En nuestra querida y surrealista España, donde la justicia parece salir de un capítulo de «Black Mirror», nos encontramos con la última perla judicial: la inexplicable absolución de un hombre que amenazó con «hacer heterosexual a hostias» a un joven. Sí, lo habéis leído bien. Parece que en este país, las amenazas homófobas están de oferta y los jueces las despachan como si fueran churros.

El caso, digno de un guion de comedia negra, se desarrolló cuando el hombre en cuestión decidió que su homofobia debía ser expresada a través de la violencia. Sin embargo, el sistema judicial, en un acto que solo puede describirse como un truco de magia digna de Houdini, decidió absolverlo. Porque, claro, en lugar de centrarnos en la gravedad del acto, quizás deberíamos preguntarnos algo más importante: ¿Este individuo comerá jamón?

La derecha, siempre tan pendiente de los asuntos cruciales y profundos de la vida, probablemente no se haga esta pregunta. Porque, ¿para qué preocuparse por la justicia y la protección de los derechos de los jóvenes cuando podemos discutir si alguien disfruta de un buen jamón ibérico? Claro, porque eso es lo que realmente importa en estas situaciones.

Este episodio no solo destaca por su injusticia flagrante, sino que también nos ofrece un reflejo de hacia dónde va nuestra sociedad. Un país donde las agresiones homófobas se perdonan alegremente mientras la farándula política sigue discutiendo sobre nimiedades. ¡Qué bonito país se nos está quedando!

Os dejamos con esta reflexión: la lucha por los derechos no termina con un fallo judicial absurdo. Al contrario, es un recordatorio de que debemos seguir luchando con más fuerza. Y, por si acaso, quizás también deberíamos empezar a cuestionar qué desayunan estos jueces que toman decisiones tan… creativas.

Recordad, que la justicia social no se consigue esperando a que alguien pregunte si un agresor come jamón. Se consigue en la calle, en las urnas y en cada acto de solidaridad y resistencia. Porque, al final del día, es nuestra responsabilidad asegurarnos de que este país sea un lugar donde todos podamos vivir sin miedo a la intolerancia y la ignorancia.

5/5 - (1 voto)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *