PARO NACIONAL EN COLOMBIA: LA VOZ DE UNA JUVENTUD SIN FUTURO

paro-nacional-de-colombia

Si ustedes los jóvenes no asumen la dirección de su propio país,

Nadie va a venir a salvarlo

¡Nadie!

Jaime Garzón Forero – Humorista Colombiano,
Asesinado por paramilitares

Como un suceso inaudito e histórico ha sido catalogado por la prensa internacional el Paro Nacional en Colombia. Inaudito debido a que, a pesar de que se han convocado a lo largo de la historia de Colombia, múltiples Paros y Huelgas generales (incluido el llamado a Paro Nacional en el 2019). No se habían expresado en las calles tantas porciones de la población juntas. De igual forma es histórico, ya que este movimiento ha podido canalizar contradicciones y reivindicaciones históricas de múltiples sectores poblacionales que desde tiempo atrás han sido olvidados y ultrajados por las clases políticas y económicas que han gobernado a Colombia desde su Independencia.

Escribiendo esta nota, se cumplen más de 60 días desde el 28 de Abril, día del inicio del Paro Nacional. En él aún se mantienen más de 30 puntos de bloqueo en vías nacionales y se llevan a cabo movilizaciones diarias en todo el territorio nacional. Todo esto a pesar de que el Gobierno de extrema derecha de Iván Duque y su mentor, Álvaro Uribe Vélez; han trato a la protesta social como un acto de guerra. Esto ha desatando feroces represiones que han dejado más de 70 asesinados; cientos de personas heridas y más de 20 abusos sexuales perpetrados presuntamente por las fuerzas de policía estatales.

El Paro Nacional en Colombia es también visto como un estallido social, ya que si lo vemos a profundidad; Colombia es uno de los países mas desiguales del mundo, con una tasa de pobreza del 42,3%; es decir que cerca de 21 millones de personas viven con menos de 70 dólares al mes, así mismo es uno de los países más golpeados por el COVID-19. Profundizando una crisis económica que golpea con mayor intensidad en las clases sociales más bajas. Crisis que ha sido especialmente grave para los jóvenes colombianos, ya que las escuelas y universidades han estado cerradas cerca de año y medio, y la tasa de paro juvenil se ha disparado al 23,9%. Estas cifras terribles configuran un futuro muy incierto para los jóvenes, lo que los ha impulsado a convertirse en uno de los actores políticos principales del Paro Nacional en Colombia.

El rol de la juventud colombiana dentro del paro nacional ha sido vital para la consolidación del movimiento social. En primer lugar, porque la juventud ha abrasado al arte, la cultura y la música como expresión social. Se han visto innumerables grupos musicales, jornadas de pintura de murales en paredes, calzadas y pavimentos, escenas teatrales y artísticas explicitando esa violencia histórica y esa represión sistemática, incluso la juventud ha roto con las viejas consignas, pancartas y proclamas de la vieja izquierda, sin dejar de lado que, incluso se han cambiado los recorridos de las movilizaciones y se han renombrado parques y puentes (de “Puerto Rellena” a “Puerto Resistencia”) de las ciudades, con el ánimo de ejercer y arrebatar el ejercicio de la memoria social.

paro-nacional-en-colombia-la-voz-de-una-juventud-sin-futuro

Así mismo, la juventud colombiana también ha sabido desarrollar la lucha social, innovando en instrumentos organizativos y dinámicas de movilización; que junto con las estructuras sindicales y civiles, ya históricas, van alcanzado rotundas victorias. Hoy en día, los jóvenes cuentan con sus propias vocerías, sus propias reivindicaciones y sus propias identidades como lo son, las muy conocidas “Primeras Líneas” o la “Unión de Resistencias de Cali”, organizaciones que han surgido en el calor de la lucha social y como expresión de lo que algún día dijo Jaime Garzón; “Si ustedes los jóvenes no asumen la dirección de su propio país, Nadie va a venir a salvarlo. ¡Nadie!”.

Así mismo, muchos jóvenes han roto con los ciclos traumáticos del narcotráfico; como único camino para el ascensor social y han encontrado en el Paro Nacional la vía para la lucha y conquista del buen vivir y del futuro próspero en el que hoy no se ven reflejados. Son muchas las reflexiones que la juventud colombiana ha dejado para lo movimiento juveniles latinoamericanos e internacionales.

Al día de hoy, no hay un panorama claro hacia dónde va a conducir el paro nacional y las movilizaciones masivas. El coronavirus se encuentra en su punto máximo saturando los sistemas sanitarios y el gobierno nacional no ha abierto canales de comunicación con los líderes de las protestas y ha preferido profundizar en su política guerra; llamando a la militarización de 13 ciudades principales. Lo que si es cierto es que mientras se buscan las vías constitucionales y se toman medidas en forma de “paños de agua tibia” para dar solución al conflicto social; los jóvenes colombianos aun en las calles, seguramente, pagando con sudor y sangre un precio muy alto; ganaran en las barricadas el futuro más justo y nuevo que todos anhelamos para Colombia.

Por nuestros muertos, ni un minuto de silencio, toda una vida de lucha y de combate, ¿hasta cuándo?, hasta siempre y si es necesario hasta la muerte

Nos quisieron enterrar, pero no sabían que éramos semilla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CHISPA ROJA