La nueva «Florida Europea»: España se convierte en el país de vacaciones de Europa.

La inversión en turismo se ha incrementado considerablemente en España en los últimos cinco años, en 2012 era de 14,2 mil millones, ascendiendo en 2017 a 26,5 mil millones. Por contra, algunos sectores de la industria han caído cuatro puntos desde el 2008, como la construcción que se reduce a la mitad pasando del 10,1% al 5,1% o la agricultura estancada en un 2,3%.

Las políticas de recortes que ha llevado a cabo el gobierno desde el 2008 y la falta de inversión en la creación de empleo ha dado lugar a unas condiciones laborales muy precarias y un aumento del paro, siendo la juventud uno de los sectores más afectados, dejando un camino con pocas posibilidades laborales. Por un lado, los que no pueden acceder a un empleo fijo con garantías, por otro, los que con una gran formación acaban en trabajos precarios por debajo de su nivel educativo, de hecho en 2008 de la cifra global de trabajadores, el 22% eran menores de 30 años siendo en 2017 del 13%.

Más de un cuarto de los premios nacionales universitarios de los últimos años -los mejores alumnos de cada promoción- han tenido que marcharse del país en busca de un empleo digno y relacionado con sus estudios. Entonces, ¿es la falta de personas con la formación y capacidades necesarias la causa de la escasa investigación en nuestro país? Los datos dicen algo distinto, la inversión en I+D se ha reducido un 12,6% en estos últimos años, colocando a España actualmente con un 10% menos de investigadores y científicos, muy por debajo de la media en el resto de Europa.

Como si de un intercambio se tratara, mientras que despedimos cada año a miles de jóvenes que emigran a países europeos en busca de oportunidades laborales, llegan a nuestro país millones de turistas, siendo un total de 82,2 millones el pasado año. Frente a la idea difundida por los principales medios de comunicación culpando a los turistas, pero no son los verdaderos responsables, sino la falta de inversión en otros sectores, por ejemplo investigación y desarrollo, por parte del gobierno para así generar más empleo y de más calidad es el responsable de esta situación.

En definitiva, la falta de inversión para la creación de empleo y las reformas impuestas por el gobierno desde el 2008 han generado en España unas condiciones laborales precarias para el futuro de los jóvenes españoles. Un signo que expresa la falta de oportunidades de ocupación cualificada provocada por la orientación de la inversión nacional y extranjera hacia el sector turístico español.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *