NADIE QUIERE SER UN GATO JAZZ

portada

Dedicado al doctor House.  

¿CÓMO QUE ARISTOGATOS?

NADIE QUIERE SER UN GATO JAZZ

Etimológicamente, aristos viene del griego, significa unos pocos. De ahí viene aristocracia, cracia (como en democracia) significará pues gobernar. Gobierno de unos pocos es entonces el significado de aristocracia. Los graciosos que decidieron hacer una película titulada Los aristogatos, no pensaron en ello como unos pocos gatos, sino como un símil con la aristocracia. Son pues, los gatos de los aristócratas. Incluso en las maxcotas con x de mixta hay clasismo en el universo Disney.

Pero la ofensa no llega hasta aquí. Los gatos que no son aristo son gatos jazz. ¿Perdona? ¿Gato Jazz? ¿Solo porque sean gatos y canten jazz ya tienen que llamarse gato jazz? ¿Por qué no les llaman por su verdadero nombre? Prolegatos. Así deberían llamarse. Pero claro, le ponen un nombre divertido como Gato Jazz y así niegan o borran las clases sociales. Los que no son aristo son Gatos Jazz. ¿Habrase visto semejante estupidez? Esta situación es ciertamente inusitada. Esto no es lo peor. Después van los gato jazz y cantan una canción llamada Todos quieren ser un gato jazz. ¿Perdona? ¿Pero cómo van a querer todos ser un puto Gato Jazz explotado? Esta canción quiere mostrar a los niños que se tienen que conformar con ser pobres. No mola que te exploten.

LA TRAMA

Pero bueno, vamos a ponerles un poquito en situación. Una vieja aristócrata (diría anciana para demostrar respeto pero no me da la gana porque es aristo) va a palmarla (diría fallecer o perecer pero tampoco me da la gana) y hace el testamento. ¿Qué pone en el testamento? Una gilipollez: le deja todo a sus gatos y cuando mueran todo será del mayordomo. Bueno, pues el mayordomo se pensaba que iba a ser él el heredero (la verdad, tenía más sentido que dejárselo a unos gatos pero bueno). Aquí ya muestra y enseña a nuestros pequeñines odio de clase, pues la vieja prefiere dejar la herencia a sus gatos porque son aristos que a un mayordomo que es persona. Al ver que no será heredero echa a los gatos a la calle (yo también lo  habría hecho). De nuevo, ponen a la clase baja como malos. En la calle se encuentran a un Gato Jazz que les ayuda a llegar a casa y hacer justicia con el mayordomo.

#TODOS_SOMOS_MAYORDOMO para demostrar apoyo a este personaje.

Llegan a la mansión, todo acaba bien para los aristogatos. Y claro, adoptan al gato jazz al que ahora llamaremos prolegato como dios manda. ¿Qué mensaje da este final? Pues que al final lo bueno es ser un aristócrata, sé fiel a ellos y quizás, con suerte, serás uno de ellos. Borra la lucha de clases y encima no dice las cosas por su nombre. Lo que deberían hacer los prolegatos sería urdir una revolución y ayudar al mayordomo a tomar el poder.

PROLEGATOS DEL MUNDO UNÍOS

 Desde pequeños manipulan a nuestros hijos. Me niego, por tanto, desde la redacción de esta revista exigimos una película con final alternativo titulada los PROLEGATOS.

#PROLEGATOS para exigir película.

El Sacristán Fornicario

2 pensamientos sobre “NADIE QUIERE SER UN GATO JAZZ

  1. Me encanta esto, por fin alguien dice lo que había que decir, un artículo valiente y directo, se atreve con lo que nadie se ha atrevido. Un 10. A la mierda los aristogatos, PROLEGATOS AL PODER!!!!!! EL MAYORDOMO ME REPRESENTA.
    PARA LAS NAVIDADES QUE VIENE QUEREMOS UN REMAKE DE ARISTOGATOS CON FINAL ALTERNATIVO.
    Enhorabuena a EL SACRISTÁN FORNICARIO

  2. Yo no lo había pensado, lo veía como una peli divertida y ya está pero tienen razón. La oligarquía saliéndose con la suya como siempre. A la mierda los aristócratas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CHISPA ROJA