eso-que-tu-me-das

VIVIR ES URGENTE

El pasado 26 de agosto se presentó en el festival de Cine de Málaga de la mano de Jordi Évole y todo su equipo en primicia el documental «Eso que tú me das». Un testamento de vida que su protagonista Pau Donés deja para la posteridad.

Pau Donés fue el vocalista del grupo de pop-rock «Jarabe de Palo» autor de algunos grandes éxitos de la música española. Llevaba desde 2015 luchando contra un cáncer que parecía que había remitido, pero en 2019 volvió consumiéndolo poco a poco, pero eso no le impidió seguir realizando todo aquello que le llenaba. Era una persona llena de vitalidad, al que «le venía mal morirse ahora». Y así lo ha demostrado publicando en estos últimos años su libro » 50 Palos» acompañado de un disco y dejándonos este 2020 con su último trabajo «Tragas o Escupes”.

Viendo que le quedaba poco tiempo de vida, llamó por teléfono a un amigo y le dijo que quería grabar una charla con él antes de morir. Esa persona es Jordi Évole.

Jordi muy buenas…, ante todo muchas gracias por concedernos esta entrevista y felicitarte por el gran trabajo que habéis realizado con este documental.

Muchas gracias a vosotros. Sobre el documental, todo el mérito es de Pau. De él fue la iniciativa de hacerlo y el que estaba con más ganas en el rodaje. Creo que podemos decir que el director es él mismo.

Me gustaría que compartieses cómo fue para ti realizar el documental, estando comprometido emocionalmente en la situación.

El encargo tuvo las dos caras: me alegró que Pau me eligiera a mí para hacerlo, pero a la vez pensé que vaya marrón, porque era muy difícil encarar una charla así. No ha sido fácil hacer frente a este proyecto, ha sido de los más duros de mi vida, pero a la vez te diré que después de la llamada de Pau Donés, en la que me hace la propuesta, como todo había que hacerlo sin perder tiempo, la urgencia nos lo hizo más fácil desde este punto de vista emocional. En la llamada de Pau los dos lloramos todo lo que teníamos que llorar.

Me contó que le daban el alta, que le quedaban pocos días y que iba a la Vall d’Aran para morir allí, y que le gustaría que fuese con mi equipo y las cámaras a grabar una última entrevista. Después de desahogarnos los dos, lo que vino fue ponerse manos a la obra con el equipo de Producciones del Barrio e intentar hacerlo lo mejor que pudiéramos. Y una vez allí fue Pau el que nos lo puso más fácil, por las ganas de hablar que tenía y por el mensaje tan vitalista que nos regaló.

Una vez acabado el proyecto, ¿Cómo te sentiste al verlo? ¿Crees que lograste lo que te habías propuesto?

Precisamente lo que más nos preocupaba era no hacer algo lacrimógeno, más con el mensaje que nos transmitió Pau en la charla, un canto a la vida. Y nos preocupaba la dignidad del documento y, sobre todo, del protagonista. Y creo que lo conseguimos.

Antes de empezar quisimos informarnos. Nosotros no somos expertos en medicina, así que hablamos con la oncóloga que trataba a Pau. Y ella nos dijo que lo podíamos hacer y que sería muy interesante visibilizar la enfermedad y sus consecuencias. Nos avisó del Pau que nos encontraríamos, lógicamente castigado por la enfermedad físicamente. Y en la película puede que la primera vez que se ve a Pau su aspecto impacte, claro. Pero creo que a los cinco minutos el espectador se olvida del aspecto y se mete de lleno en la charla. Porque no deja de ser una conversación entre dos amigos que, partiendo de una situación tan dura como la muerte inminente de uno de ellos, acaban hablando de todo, sobre todo de las ganas de vivir.

Los que hacemos tele nunca o muy pocas veces podemos ver la reacción de la gente a lo que hacemos. En el caso de este documental tuvimos la suerte de poder estrenarlo en el festival de Málaga, verlo en pantalla grande y ver la reacción de la gente. Y la reacción fue brutal, emocionante y muy positiva.

Durante el rodaje con Pau, ¿qué dialogo te ha marcado más?

Me ha marcado la conversación en su conjunto. La charla está llena de reflexiones de Pau que creo que funcionan como una medicina: habría que tomar una cada ocho horas. Habla de ocuparse mejor que preocuparse, del poco sentido que tiene odiar, reflexiones sobre la paternidad y el amor hacia los que nos rodean…

Creo que el documental es útil desde ese punto de vista, por la cantidad de reflexiones que nos regala Pau. Además de por lo que significa para normalizar una enfermedad como el cáncer y sus efectos, algo que muchos tenemos más o menos cerca y nos cuesta mirarlo de frente. Y es útil para los que padecen directa o indirectamente la enfermedad, pero también para todos los demás. A mí, por ejemplo, me ha hecho ver que la muerte está ahí, que no es nada ajeno ni tenemos que ser nosotros ajenos a ella. Hay que reflexionar sobre la muerte, y hacerlo sin ese miedo atávico que nos ha inculcado nuestra cultura, nuestra tradición o la religión.

¿Qué le dirías a una persona que aún no la ha visto? ¿Qué se va a encontrar?

Se va a encontrar con un documento único: nunca antes un personaje de la relevancia de Pau había grabado una entrevista tan cerca de su muerte. Y no solo por eso. La charla, más allá del testamento vital de Pau es una inyección de vida. A pesar de ser una charla donde la muerte evidentemente está presente, está mucho más presente la vida. Se encontrarán con una charla entre amigos tal y como se produjo, sin artificios, sin imágenes de archivo, sin añadidos. Aunque no por eso es monótona.

Ya desde el guion intentamos que la conversación fuese alternando momentos trascendentes y graves con otros más ligeros. Y creo que se consiguió porque, volviendo a la reacción de la gente en el pase de estreno que hicimos en Málaga, la gente se rió en varios momentos del documental. El día 30 de septiembre se estrenará en cines de toda España y espero que mucha gente vaya a verla, no solo para disfrutar de las reflexiones de Pau o porque hay que ir al cine a ver películas, también porque el estreno será solidario, y parte de la recaudación se destinará a la investigación contra el cáncer.

vivir-es-urgente

En una situación de pandemia donde existe la posibilidad de volver a confirmarnos, ¿habéis pensando en alguna alternativa para hacernos llegar el mensaje de Pau?

El mensaje de Pau puede llegar de muchas formas, para empezar, como la hecho siempre: a través de su música. No es distinto el positivismo que ha transmitido siempre en sus temas que el que nos transmitió a nosotros en esa última charla. Creo que después de la primavera que hemos pasado ahora no hay que pensar en confinarnos. Hay que actuar con responsabilidad, claro, pero ahora que podemos, vayamos al cine, que las salas de cine son de los lugares más seguros en lo que al virus se refiere. Disfrutemos de Pau en pantalla grande y colaboremos con la investigación contra el cáncer. Si llega otro confinamiento, que esperemos que no, nos adaptaremos como hemos hecho antes.

Dada la situación de confinamiento, ¿qué papel crees que está llevando la cultura? ¿Crees que se debería invertir más recursos en promover la cultura?

Creo que durante el confinamiento todos hemos recurrido a la cultura, a un libro, una película o un disco para sentirnos vivos. Eso es la cultura. En ese consumo salvador de cultura estuvieron todas las ideologías. Quiero decir que pensemos como pensemos o votemos a quien votemos en política, la cultura no deja de ser un alimento del espíritu para todos y es fundamental ser conscientes de que tenemos que protegerla y no podemos dejarla en la cuneta, porque los tiempos que se le avecinan no van a ser fáciles. La actividad no puede ser la que era. Olvidarnos de un sector como el cultural nos puede perjudicar mucho de cara al futuro.

Para acabar, y dinos la verdad Jordi, ¿Cuántos cafés te has tomado durante el montaje?

Pues me gusta mucho el café, no me tomo menos de dos al día, pero te diré que el montaje de este documental no ha sido de más cafés de lo habitual. Siempre te preocupa cómo quedará al final, y más en un caso como este, pero en Producciones del Barrio tenemos la suerte de contar con montadores como Mónica Jové, que ha logrado incluir la esencia de todo lo que hablamos en las más de tres horas que grabamos en el metraje final del documental.

Esto es todo Jordi, muchas gracias por dedicarnos unos minutos de tu tiempo y esperemos que el documental puede llegar al máximo de gente. Como dijo Lorca en el discurso de Fuentevaqueros: «Bien está que todos los hombres coman pero que todos los hombres sepan». Yo creo que el mensaje que quiere dejarnos Pau es el mismo que pensemos y reflexionemos sobre las cuestiones importantes.

Pau Donés le ha ganado la batalla al cáncer. Su memoria, su música, su filosofía, seguirá con nosotros. El cáncer no ha conseguido borrar eso, «está vivo en nuestros corazones».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CHISPA ROJA